Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Sospechoso habitual

No vamos a descubrir a estas alturas nada nuevo, y poco puede alguien sorprenderse con la calidad de los atacantes del Bayern, da igual la temporada y da igual el nombre. Pero especialmente este año hay un protagonista que llega haciendo mucho ruido, con megáfono en mano y gritando a pleno pulmón. Bien conocido por el aficionado español, Thiago llega a esta eliminatoria con la intención de confirmar su gran temporada con un test por delante nada fácil: ni más ni menos que el actual campeón de Europa.

A pesar de que su nueva posición como mediapunta ha influido en su notable mejora, Thiago lleva jugando a un nivel espectacular desde el comienzo de la temporada. Tras comenzar como interior en un 4-3-3, incluso en ciertas ocasiones actuando como pivote, ha acabado finalmente encontrando su lugar en el campo, aquel donde Thiago puede ser Thiago sin atadura alguna. Dotado de libertad y jugando por delante de los dos mediocentros, su falta de agilidad no lastra el juego de su equipo. Puede girarse y buscar la mejor opción de pase posible con calma al estar protegido por Xabi Alonso y Arturo Vidal; una diferencia notable respecto al Bayern de meses anteriores, que en lugar de formar un “1 + 2”, dibuja un “2 + 1”. Este último también contribuye al dinamismo de Thiago cuando los espacios escasean y el ataque sufre un pequeño colapso: el adelanto de posición de Hummels en este contexto permite a Vidal avanzar metros. La incorporación del chileno junto con la movilidad de Robben, capacitado para romper por fuera como para hacer daño con diagonales, multiplican las opciones de Thiago en esa zona de 3/4 donde brilla tanto.

No sólo resultan interesantes las actuaciones que lleva firmando Thiago en los últimos encuentros, también llama la atención ver cómo se combina esta nueva versión del ex del Barcelona con un Lewandowski mucho más natural. Bajo las órdenes de Guardiola, el rol del polaco era mucho más posicional que el que ahora ocupa bajo las órdenes de Ancelotti, pudiendo realizar un juego más familiar. Ambas figuras componen la piedra angular del ataque del Bayern. Siempre se cuenta con un gran partido de alguno de los hombres de banda, ya sea Robben, Ribéry, Douglas Costa… Pero lo que se antoja necesario desde un inicio, es un Lewandowski que ponga la carga, y por supuesto, un Thiago que la detone. Casemiro tendrá una tarea difícil.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *