Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La noche en que Lewandowski se disfrazó de héroe

Ahora que es oficial que Jürgen Klopp no seguirá, toca dejar atrás una etapa que ha supuesto un antes y un después en la historia reciente del Borussia Dortmund. Un periodo brillante en el que el aficionado del BVB pudo ver cómo un equipo apático, amenazado por las deudas económicas, que tuvo que ser intervenido para evitar su quiebra, fue llevado a la élite del fútbol europeo de la mano de Klopp. Un hombre cargado de vitalidad, energía, entusiasmo, y sobretodo fútbol, que con pocos recursos asentó las bases de un proyecto ambicioso que consiguió reunir, a futbolistas de la talla de Matts Hummels, Ilkay Gundögan, Marco Reus, Mario Götze o Robert Lewandowski.

En la memoria de todos quedará la noche del 24 de abril de 2013, día en el que el Borussia aplastó al Real Madrid de José Mourinho ganando 4-1 en el Signal Iduna Park, en una noche en la que Lewandowski se confirmó como uno de los mejores delanteros en Europa.

Era la ida de las semifinales de Champions League, donde el Borussia llegaba tras eliminar a la otra revelación de aquel año, el Málaga de Pellegrini y de Isco, que había caído en cuartos con aquel polémico gol de Felipe Santana. Por su parte, el Madrid llegaba con la imagen de favorito en la eliminatoria después de imponerse a un débil Galatasaray que no opuso mayor resistencia. El partido comenzó con un ritmo altísimo, y un Borussia volcado en ataque. En el minuto 8 de partido, Gundögan vio a un compañero solo en la banda, le envió el balón y este conectó un centro al segundo palo de Diego López que Lewandowski no dejó pasar. Hizo el 1-0 y la alegría se desató. Lo siguieron intentando, pero el Madrid no quiso soltarse del partido, y Xabi Alonso puso a prueba a Weinderfeller desde fuera del área. Cristiano empataría al borde del descanso. Fue a la reanudación de los 45 minutos cuando se desató la locura.

Balón dividido en el área del Madrid, el balón sale rechazado y Marco Reus la caza, arma el disparo, y le sale mordido. Acaba convirtiéndose en un pase directo a los pies de Lewandowski y este bate por bajo a Diego López. Klopp estaba eufórico, y Mourinho preocupado por lo que veía intentaba dar con la tecla. No le dio tregua Lewandowski. Minuto 55, pase de Schmelzer con algo de fortuna, que llega al polaco. No perdona, bate a Diego López de nuevo desde cerca, poniéndola en la escuadra. Diez minutos después Xabi Alonso ve cómo se le escapa Marco Reus por velocidad. No le queda otra, le empuja y el árbitro da el penalti. Lewandowski de nuevo, es el cuarto de la noche y la puerta de la final de Wembley se abre de par en par para el Borussia. No se notó que el Real Madrid era el rival, tampoco que Mario Götze acababa de firmar por el Bayern días antes, nada de eso afectó. La fe que Klopp transmitió a los suyos fue mayor que todos esos obstáculos. Dieron un golpe sobre la mesa, una muestra de autoridad.

En el Bernabéu consiguieron aguantar, y firmaron su clasificación pese a caer 2-0. Luego, qué decir del desenlace de la final contra el Bayern, todos sabemos qué pasó. Un triste final para cerrar aquel año inolvidable.

Es difícil que en Dortmund se vuelva a vivir algo así. La sombra de Klopp será alargada, y jugadores del nivel de aquellos aparecen una vez cada mucho tiempo. Götze cambió Dortmund por Munich, Lewandowski optó por seguir los pasos de Mario, y ayer Klopp hizo pública su desvinculación del equipo el próximo 30 de junio. Se espera que Marco Reus abandone el club este verano y se duda de la continuidad de Hummels. Se pone así punto y final a una gran etapa, que junto con el logro de la Bundesliga  y la DFB Pokal, será siempre recordada por todos. El fin de un ciclo, el final del Borussia de Dortmund de Jürgen Klopp.

Resumen
Fecha del artículo
Tema
La noche en que Lewandowski se disfrazó de héroe
Valoración
51star1star1star1star1star

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *