Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La noche de Emil Forsberg

Quizás uno de los partidos más vibrantes que se pueden ver en el panorama actual. Dos propuestas de fútbol llenas de verticalidad y juego directo que prometen, como mínimo, diversión al espectador neutral. Y el partido respondió a las expectativas con dos goles tras los primeros cinco minutos de juego. De este encuentro pueden tratarse varios temas y nombres, de los cuales uno suena con más fuerza que el del resto.

 

Forsberg fue capaz de darle a su equipo una marcha más cuando la situación lo requirió. El RBL se puso 2-1 abajo, y de sus botas nacieron los goles necesarios para remontar. Por un lado, un disparo lejano que ejecutó con total intención al ver cómo los centrales se abrían, y en el que Leno puso de su parte para que acabara dentro. Por el otro, corner perfectamente botado que se materializó en un bonito remate de cabeza, obra de Willi Orban.

 

RBL - Bundesliga - Football tactics and formations

 

Mientras el Bayer trató de controlar el partido intentando posicionarse en el medio y generar ahí su ventaja, el RBL hizo lo propio en ambas áreas. La zona central del campo estuvo controlada por los locales en todo momento, pudiendo ver en ocasiones cómo Toprak y Tah se comportaban como mediocentros al tener el balón. El Bayer Leverkusen también gozó de momentos de superioridad, sobre todo cuando Ilksander actuó como lateral. Sin embargo Forsberg y Werner hicieron bastante daño con su constante movilidad. Incomodaron al Bayer a todos los niveles a partir del gol de Julian Brandt. Desactivaron a Çalhanoglu, que participó realmente poco en el partido, y al joven Benjamin Henrichs, que estuvo inexistente en el apartado ofensivo a causa de las caídas a banda de Werner. Todos estos elementos hicieron del partido un encuentro de ida y vuelta, hasta que la planificación ofensiva de los locales colapsó y el “10” del RBL decidió el partido a favor de los suyos.

En partidos como el de ayer, se puede encontrar una explicación perfecta de lo que es el el RB Leipzig: un equipo sólido y efectivo, y sobre todo muy trabajado. Con las transiciones rápidas tanto en ataque como en defensa, las virtudes de Forsberg y del resto de jugadores salen a relucir en este tipo de partidos. Partidos a gran ritmo y con espacios, donde los jugadores recorren una gran cantidad de kilómetros e intercambian sus posiciones con frecuencia, con el objetivo de ser lo más verticales posible. Una plantilla joven, con futbolistas que por lo general no superan los 25 años de edad, con unas condiciones físicas adecuadas al tipo de club que Ralf Ragnick ha ideado tácticamente, y que Ralph Hasenhüttl se ha encargado de perfilar y moldear de acuerdo a lo que la situación requería. Probablemente no haya muchas más maneras de sacar más rendimiento a un partido sin apenas balón y con pocos toques ante un rival como el Bayer Leverkusen, con un porcentaje final de posesión del 42%. Puede parecer poco, pero a Emil Forsberg le bastó para provocar un gol, marcar otro y asistir en un tercero.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *