Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El faro francés

En un escenario tan complicado y particular como es el Bernabéu, las fuerzas del Real Madrid aumentan exponencialmente. Y la situación del Atlético de Madrid tampoco invita a la relajación debido a la falta de efectivos. Si bien Carrasco es duda hasta última hora, y Carvajal llega al cruce siendo el lateral derecho más en forma del panorama futbolístico actual, la conexión entre Filipe y Koke necesita ser el motor del equipo, en esta ocasión más que nunca. Y la activación de dichas piezas sólo puede llevarse acabo si es Antoine Griezmann quien accione los mecanismos necesarios llegado el momento.

El francés ha experimentado una notable evolución desde que cayese en manos de Simeone. Y dicha evolución ha culminado con el nuevo rol asignado durante esta temporada. En lugar de ser simplemente la referencia goleadora, ahora ejerce como mediapunta con total libertad. Da fluidez al equipo, ofrece soluciones en el centro del campo y se mezcla de maravilla con Koke. Si bien Filipe ofrece una gran cantidad de soluciones en ataque y en defensa, y Griezmann es el generador de fútbol en 3/4, el vallecano ha sido de los jugadores más productivos del equipo, y dicha contribución se ha reflejado tanto en números como en sensaciones. Cuando ambos se juntan, dotan a la propuesta del equipo de sentido coherencia. Junto a ello, si es Filipe quien conduce, el Atlético gana soluciones en campo contrario. Las acciones ofensivas en las que el brasileño toma protagonismo son un recurso muy valioso para su equipo. Un Filipe vestido de interior se traduce en un Casemiro más exigido. Si el brasileño ve tarjeta pronto, Griezmann será mucho más difícil de contener. Una limitación en el margen de maniobra de Casemiro conllevaría, a su vez, un aumento de tareas entre dos futbolistas capitales como Kroos y Modric. Y ambos no pasan por su mejor momento.

El Atlético suma un efectivo más en ataque cuando Filipe está activo, y su mayor participación en el partido pasa por las botas de Griezmann

Si en ataque está llamado a ser fundamental, cuando el Madrid empuje su importancia no será menor. Se trata del jugador de ataque que más se involucra en labores defensivas. Es común verle perseguir centrocampistas rivales y defender en área propia, sumado a que cuando la situación lo requiere, acude a la ayuda en cualquiera de los dos costados o bien a lo largo del carril central. Y unido a ello, cuando hace falta aguanta la pelota y da aire a su equipo. Elige cuándo correr y cómo repartir esfuerzos, y tiene un valioso don para detectar las debilidades de su equipo. Sabe en qué lugar del campo puede ser más útil, algo al alcance de muy pocos. Y Simeone, consecuente con lo que tiene entre manos, le permite que opere a su gusto.

Es la primera vez que el Calderón ve algo así en las últimas temporadas. Pensar que el Cholo podía darle tanta autonomía a un futbolista, años atrás, era algo casi inconcebible. Y es por eso que un detalle así no debe pasar por alto.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *