Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El factor Sané

Acabó la temporada pasada dejando buenas sensaciones, ocupando la banda izquierda al mismo tiempo que Sterling se hacía dueño del sector derecho. Guardiola fue consciente en todo momento de que tenía entre manos un gran talento que podía ser de gran ayuda de cara a los intereses del equipo, aportando prácticamente en todos los ámbitos del sistema ofensivo. Quizá por ello, el de Santpedor fue tan tajante a la hora de hablar de Leroy Sané cuando se le preguntó sobre por qué el alemán no ha gozado de un mayor número de titularidades en el inicio de la presente temporada. Le exige el máximo, porque sabe que es capaz de darlo.

Embed from Getty Images

De lo que llevamos de temporada, hemos podido ver al alemán en tres escenarios diferentes: actuando como carrilero izquierdo en ese 3-1-4-2 debido a la baja de Mendy, como acompañante de Agüero en el mismo esquema, o en su papel natural de extremo enfocado más al desborde en un 4-3-3, habiendo sido los primeros los casos más frecuentes. En ambas situaciones, su respuesta no ha podido ser más positiva, produciendo a unos niveles muy convincentes. Siendo su pie bueno el izquierdo, y pudiendo pensar de esta manera que su forma de incidir en el ataque pasa por acciones exclusivamente exteriores, Sané ha llegado a un punto en el que su confianza le eleva a ser una amenaza de un nivel mayor, teniendo peso también en otros carriles del área de 3/4. Una movilidad como la suya multiplica el abanico de opciones en el perfil izquierdo de un equipo que tiene a sus hombres de banda como principal sustento.

No llegó bien […] No hizo una buena pretemporada; no estuvo bien en aquellos partidos y no se merecía jugar. Ahora tenemos cinco delanteros y todos ellos se merecen jugar: Gabriel, Bernardo Silva, Sterling, Leroy, Sergio…

Lo más positivo de estas últimas semanas, en clave Manchester City, es sin duda el impacto directo que ha tenido el desempeño de Leroy Sané en los registros del equipo, en un paréntesis dentro de esas buenas sensaciones que ha dejado su fútbol más reciente. Dos goles para darle la puntilla a un rival directo como el Liverpool en la última media hora de partido se unen a dos balones claves que, a la postre, acabaron transformándose en goles y a un nuevo tanto firmado por él mismo durante su último partido. Lo cual tiene aún más mérito sabiendo que sólo pudo contar con doce minutos en la jornada liguera comprendida entre ambas fechas. Dos goles y tres asistencias en 234 minutos para volver hacer entrar en razón a Pep.

Embed from Getty Images

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *