Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Dortmund y el jardín de Kylian Mbappé

El enrarecido ambiente condicionado por los sucesos ocurridos 24 horas antes amenazó realmente con impedir que tanto Borussia Dortmund como Monaco dieran la exhibición de fútbol rápido y ofensivo. Y en un principio fue así, especialmente en los alemanes como podía intuirse en un principio. Sin embargo, las características de unos y de otros acabaron derivando en un partido agitado, de ritmo frenético, en el que los mejores momentos del juego estuvieron protagonizados por varios de los mejores talentos del fútbol europeo. En especial, Kylian Mbappé.

El partido comenzó con dos equipos decididos a seguir el guión diseñado. El local, acumulando balón en el sector central e intentando dar amplitud por medio de los carrileros, que en esta ocasión fueron Schmelzer por la izquierda y Ginter por la derecha. El visitante, replegado y buscando ocasiones de contrataque y transiciones ofensivas rápidas, donde sus atacantes brillan con luz propia. Pero sin embargo una de las decisiones tácticas que marcaron el devenir del encuentro fue la idea de Jardim de acercar a Falcao hacia la zona de Weigl, sin dejarle margen de acción alguno. Por otra parte, los encargados de ensanchar el juego no cumplieron con su trabajo y el equipo alemán se mostró bastante espeso en la primera mitad. Todo lo contrario que su rival. El Monaco con pocos toques encontró facilidad para plantarse en campo contrario. El partido de Thomas Lemar fue fundamental para ello: sirvió de conector para los hombres de arriba y puso en funcionamiento el ataque monegasco, aunque inevitablemente quedase eclipsado por la estrella de la noche. Mbappé logró provocar un penalti y conseguir un gol, pese a que no tuvo demasiado balón.

Fue en la segunda parte cuando el partido cambió por completo, gracias a la entrada de Christian Pulisic en el campo. El norteamericano fue un auténtico puñal, sometió a Raggi en contadas ocasiones y relanzó el juego de su equipo. Su impacto sirvió para activar varias de las piezas ofensivas alemanas que en la primera parte no tuvieron la relevancia necesaria. Se pudo ver al mejor Dembelé, y en especial al mejor Kagawa. Su segunda parte ha conseguido que el Borussia Dortmund vaya a viajar a Monaco con la posibilidad real de remontar. Pero la realidad es que el equipo del Principado cuenta con bastantes opciones de colarse entre los cuatro mejores equipos de Europa. Y mayormente gracias al joven de moda, que deja sensaciones impropias de alguien de su edad, que no se arruga. Pese a haber hecho todo lo imaginable en los últimos meses, no deja de sorprender. Hace poco, se deshace del Manchester City como si fuera un simple entrenamiento. Ahora decide asestar al BVB un golpe directo a la mandíbula en forma de disparo a la escuadra, con el acorde de potencia y precisión idóneo. Kylian Mbappé se inventa cada día algo nuevo con lo que dejar a Europa con la boca abierta.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *